Del 6 al 27 de junio del 2021 en la CDMX

Un encuentro interdisciplinario organizado por una ONG mexicana que impulsa 4 de los 17 objetivos de desarrollo sostenible; a través de las herramientas de cambio social que proponen el arte y la educación.

El II Encuentro Internacional de Al Ándalus en México (EISIAM 2021) es la segunda edición de una cumbre interdisciplinaria e internacional, que abre un espacio de reflexión y generación de cambios sociales, a través deun diálogo entre artistas, catedráticos, estudiantes y público en general, en torno al reconocimiento de la diversidad cultural que integra el México actual; genera una amplitud indiscutible en la visión de las comunidades al compartir  testimonios de las culturas árabe, sefardí, persa,  berebere y gitana (rrom)además de la española, en distintos campos de acción, proponiendo su integración como parte del tejido cultural mexicano.

Esta cumbre reúne en el momento actual aquello que alguna vez coexistió en Al Ándalus para conocer, reconocer, recuperar, documentar y compartir el legado andalusí de México en 2021, año de la conmemoración de los quinientos años de un encuentro que se cree que entre “dos mundos”, cuando en verdad, sangres muy diversas laten desde entonces en la polifonía mexicana.

El EISIAM 2021 es un escenario de reflexión y generación de cambios tanto individuales como sociales que contribuye a la reconstrucción social y cultural de México, a través de las herramientas de cambio que el arte propone, mismas que tienen la capacidad de acelerar la equidad y construir oportunidades que generen bienestar colectivo que en este momento histórico resulta tan urgente e imprescindible.

Contexto actual

Este festival interdisciplinario se realizará en la CDMX del 6 de mayo al 20 de junio del 2021. La iniciativa parte de la asociación civil Egiptanos Arte y Consultoría A.C. y cuenta con el apoyo del programa de Fomentos y Coinversiones Culturales FONCA 2019, a demás de las siguientes coinversiones en especie:  Sistema de Teatros de la CDMX, Museo Nacional de las Culturas del Mundo INAH, Coordinación Nacional de Danza INBA, el Centro Cultural de España en México y la Casa árabe de Córdoba España.

Comprometidos con la prevención de contagios del virus SARS-CoV-2 y considerando las medidas establecidas por las autoridades de salud correspondientes  para la mitigación y control de los riesgos,  el EISIAM 2021 cuenta con  un plan estratégico de actividades artísticas y culturales, capaces de contribuir de manera inmediata a la reconstrucción del tejido social a través de los agentes de cambio con los que el arte cuenta. Dicho calendario podría ser modificado de acuerdo a las condiciones sanitarias que imperen en el momento de su realización.

Dimensión ética del EISIAM y su relación
con los objetivos mundiales de desarrollo sostenible

 Explorar la historia y las culturas de Al Ándalus y las ramificaciones de su presencia en el imaginario y los quehaceres artísticos de México en diferentes países y especialmente en México implica un trabajo constante de reflexión y acción a nivel personal y comunitario. Esa dimensión ética se manifiesta en el EISIAM en el quehacer de artistas y académicos, así como en las comunidades que participan en el encuentro a varios niveles.

Los participantes se involucran de manera directa en las actividades del eje formativo y como público espectador en conferencias y espectáculos que lo invitan a pensar y actuar respecto a su identidad como algo vivo y en proceso, que cambia como reflejo de su educación, de su entorno socioeconómico, de la conciencia de su historia y de su acceso e interacción con manifestaciones culturales que presentan reflexiones sobre diferentes aspectos de la vida, como la identidad de género y la multiculturalidad que construyen la identidad en México.

La dimensión ética y política de la participación como espectador es destacada por el filósofo Byung-Chul Han en su teoría el tiempo del otro “La escucha tiene una dimensión política. Es una acción, una participación activa en la existencia de otros, y también en sus sufrimientos. Es lo único que enlaza e intermedia entre los seres humanos para que ellos configuren una comunidad.”[1]

El EISIAM contribuye a configurar espacios públicos y comunidades de escucha que contribuyen a alcanzar los objetivos mundiales de desarrollo sostenible relativos a reducir la desigualdad por medio del acceso igualitario a bienes y productos culturales y a lograr la igualdad de género por medio de reflexión y acciones que empoderan a las mujeres.

[1]Byung-Chul Han (2017) La expulsión de lo distinto. Herder.

Justificación

Pocos mexicanos se preguntan cómo es que “el moro” aparece en nuestra baraja de la lotería, y aún menos se detienen a pensar que la figura del diablo, que en el imaginario popular, tiene largas barbas y ojos intensos y cejas imponentes, además de cuernos y una cara roja. Casi nadie se pregunta por qué la virgen Guadalupana se halla de pie sobre una luna creciente (hilal) de color negro. No parece trascendente que aproximadamente cuatro mil palabras del léxico español provengan del árabe, y que haya sido este idioma el primero en interpelar a los indios que las carabelas avistaron en territorios americanos.

El mexicano, en general, no ha identificado en cabalidad la dimensión de su múltiple mestizaje y, menos, el componente andálusi, a pesar de ser el descendiente de ese maridaje cultural. Donde antes fue la Nueva España, se percibe al Medio Oriente a través de la mirada simple del exotismo superficial o se le sujeta al marco del fanatismo religioso sin reconocer los rasgos comunes y compartidos y la estrecha relación que aún tenemos con el Oriente geopolítico.

Sin explicarnos por qué, muchas de nuestras danzas tradicionales, dramatizaciones y actos sacramentales se enfocan, desde hace siglos, en las luchas entre moros y cristianos, como si fuesen batallas entre el cielo y el infierno, confundiendo entre “lo moro” el componente judío. El mexicano no repara que en su arquitectura, gastronomía y léxico se encuentran plenos de inserciones de Al Ándalus que hasta ahora han permanecido sin explicación ni contexto.

El legado andalusí no se limita a la presencia árabe en España; otras culturas, como la judeo-española, la gitana (Rrom), la persa y la berebere (Amazig) le aportan a Al Ándalus este color iridiscente que se percibe también en México siglos después.

A pesar del contexto actual de la pandemia del COVID 19, la realización del Segundo Encuentro Internacional Supervivencias e imaginarios de al Ándalus en México es fundamental. Le da seguimiento al antecedente sentado en el 2019, donde por primera vez dialogaron en escenarios artísticos, académicos representantes de las culturas de origen y especialistas en el tema,  reinterpretando un capítulo compartido anterior a la historia de México e Iberoamérica, que había permanecido en la penumbra. Para los mexicanos es una oportunidad única de darle sentido a un origen que hasta ahora permanece desdibujado y que vale la pena entender y clarificar: en marzo del 1519, Hernán Cortés, inició la conquista de la Nueva España, maniobra que concluyó con la toma de Tenochtitlán en agosto de 1521. Para la conmemoración de los quinientos años del encuentro entre dos mundos, México debe cobrar conciencia de que además de la conquista hubo tesoros valiosos que le fueron heredados a su ya vasta urdimbre cultural. A este objetivo específico de dirige el presente encuentro: sentar las bases de ese enorme mestizaje étnico y cultural que conforma lo que hoy es nuestra laberíntica identidad mexicana. Para el mundo, este trabajo interdisciplinario comparte y atestigua el encuentro y trascendencia de sangres diversas, celebrando una coordenada humana que aún en el siglo XXI sigue y seguirá generando nuevos imaginarios.

0
Más de 4000 palabras del español tienen origen árabe
0
Meses trascurrieron desde que se instaura la corona católica hasta el descubrimiento de América
0
Siglos dura la presencia árabe en España
0
Además del español y el indígena, otros pueblos deberían conmemorar un encuentro hace casi 500 años

¿A qué se le llama
Al Ándalus?

Al reino que fundaron los musulmanes en la península Ibérica. Una civilización que irradió una personalidad propia tanto para Occidente como para Oriente. Su historia de combinaciones y contrastes es, de algún modo, la antigua historia del México de hoy.

El eje artístico está compuesto por distintos espectáculos: imaginarios y supervivencias
musicales y coreográficas. Dos de ellos producidos especialmente para que, por medio
de la creación escénica, se construyan puentes invisibles para conectar espacios vacíos
que la historia ha dejado, a través de hechos estéticos.

Programación

El eje académico, integrado por un ciclo de 12 conferencias de especialistas en la polifonía
cultural de Al Ándalus y su presencia en México. Esta línea de trabajo de naturaleza científica
y académica, apoya y complementa la investigación y experimentación estéticas ofreciendo
testimonios de los hechos socio-histórico-políticos-culturales que conectan los dos extremos
geográficos. Sede: Museo Nacional de las Culturas del Mundo.

Programación

El tercer eje: culturales; lo componen las exposiciones y manifestaciones cinematográficas.
Testimonios de esta presencia cultural en México, desde sus orígenes hasta sus imaginarios
actuales. 5 cinco películas y la exposición Alhambras. Arquitectura neoárabe en Latinoamérica.
Sede: Museo Nacional de las Culturas del Mundo

Programación

El formativo, es un eje que propone seminarios, clases magistrales, talleres y otras
actividades que promueven el interés del público en general y/o los bailarines
y músicos en formación de disciplinas diversas, hacia la raíz Andálusi de México.
Sedes:  Centro Cultural España y Madrasat Al Mosharabía.

Programación

Y el eje de cooperación y solidaridad, el cual responde al trabajo en equipo que
fomenta la unión de los seres humanos bajo el firme propósito de generar bienestar
compartido. Este eje de inclusión también considera la diversidad de las personas y
sus diferencias individuales y fomentan el acceso equitativo, para permitir la
participación de todos y valorando el aporte de cada persona a la sociedad.
Sedes: Museo Nacional de las Culturas del Mundo.

Programación